Entrevista exclusiva con Carlos Gascón.

El pasado 21 de enero, Carlos Gascón actor, pintor, diseñador y ahora escritor profesional, que se hizo famoso en México en la película "Nosotros los Nobles" y cuya brillante actuación nos hizo odiar a su personaje Peter Pintado, el supuesto español, que en realidad había nacido en Cholula, Puebla; presentó en el restaurante Aroma Cilantro de Cancún su primer libro: "El Fénix que llevas dentro", donde nos comparte de manera directa, entusiasta y con un lenguaje coloquial, experiencias y verdades de la vida que a veces ignoramos y otras olvidamos, pero que por su importancia, deberíamos tener siempre en cuenta.
Carlos Gascón presentando su libro con Karla Enciso, chef de Aroma Cilantro.
De trato amable, humano y divertido, Carlos realmente es de origen español, para ser más precisos, del bello Madrid y nos concedió ésta entrevista exclusiva y que les compartimos con mucho gusto:

Pata de Gato TV: ¿Qué te impulsó a empezar a escribir? porque en la conferencia nos explicaste que tú ya escribías, pero no profesionalmente.

Carlos Gascón: En realidad el impulso me viene desde que un amigo mio me preguntó ¿porqué escribía mal? Eso me sentó muy mal, el hecho de que escribía con mayúsculas y sin acentos.

A todos nos sienta mal cuando nos dicen que hacemos algo mal, nos sentimos atacados, pero luego se te queda una especie de "run run" en la mente integrado y al cabo del tiempo empieza uno a hacer conciencia y a darse cuenta de que es verdad, que si hay que poner énfasis en eso que te dijeron. Que no lo estaba haciendo del todo bien o no estaba poniendo demasiado énfasis en hacerlo mejor, que hagas bien o mal las cosas es muy relativo, sino más bien que no te esfuerzas en hacer la cosas, igual que ahora los niños, la gente y todo mundo no se esfuerza realmente por hacer muchas cosas. Igual a mi me ha pasado en muchos momentos. Entonces, ese fue el principio para empezar a escribir, de aprender a hacerlo y a través de eso, fui realmente escribiendo.

Sobre todo, ahora que tenemos las redes sociales, que nos permiten expresarnos con muchas personas y me di cuenta de que había un potencial para expresar mis ideas, de lo que yo pensaba. Eso se fue convirtiendo en una red de gente que opinaba sobre lo que yo escribía y al final fue el motor, el impulso por voz popular que ya debía de hacer un libro, basándome en mucho de lo que ya había escrito y en otros conceptos nuevos.
PDGTV: Entonces el libro ¿es como un compendio de tus pensamientos que has expresado en tus redes sociales?

CG: Muchos de ellos si, he recopilado ciertas cosas que ya había escrito, obviamente las he transformado e integrado. No todo, pero si ciertas partes que a mi me parecía interesante que fueran parte del libro, algunos de hace varios años incluso. Por eso cuando me preguntan ¿cuánto has tardado en escribir el libro? para mi ha sido más o menos un proceso de un año, pero en realidad el libro se lleva fraguando desde hace tiempo, porque son reflexiones mías, pensamientos, cosas que me han sucedido y que pueden ayudar a los demás. Entonces no se puede decir cuanto me he tardado en realidad.

También me preguntan ¿cuánto tiempo es el que le dedicas a escribirlo? creo que hacer algo de este tipo es atemporal, a menos que te dedique a eso, pero no ha sido mi caso.

PDGTV: Claro, porque tú eres actor profesional. Ya te hemos visto aquí en la película que te hizo famoso y que te impulsó en México. ¿De qué parte de España eres?

CG: Yo soy de Madrid, mis padres son de Andalucía, aunque nunca me he considerado de ningún sitio. Obviamente aprecio las virtudes que han podido construir los ciudadanos de mi país antes de que yo llegara para poder tener las cosas un poco mejor, pero no me he considerado yo más que un ciudadano del mundo, no he considerado que yo sea de algún sitio en especial y que nada fuera mío ni que nada me perteneciese.

PDGTV: ¿De qué parte de Andalucía? ¿Sevilla, Granada?

CG: Mis padres son de Córdoba y de Jaen.

PDGTV: Entonces muy cerca de Granada, una región muy hermosa.

CG: Si, muy hermosa.

PDGTV: ¿Nos podrías compartir alguna experiencia que tal vez no nos compartas en el libro, pero que afectó o trascendió en tu vida para compartir estos consejos con tus lectores?

CG: Pues muchas de las cosas si vienen en el libro, las buenas y las malas pero una de las cosas malas que me ha tocado sufrir en mi vida es la muerte de mi hermano cuando yo tenía 20 años y él tenía 29, entonces eso fue en un momento muy especial: después de las Navidades y fue una cosa impactante para mi, con esa edad y no solamente por el sufrimiento mío que era una catástrofe, sino el sufrimiento de mi madre ya que fue un accidente absurdo lo que le ocurrió y eso realmente te da una conciencia de lo que es el sufrimiento extremo, que prefiero que nadie lo entienda de esa manera.

Para eso también es el libro, para que ese tipo de experiencias no las tengas que vivir en carne propia sino que aprendas de mi sufrimiento para que la vida no te las tenga que enseñar. Por eso decía que la vida nos va poniendo a cada uno lecciones que tenemos que aprender, cuando no aprendemos, hace que las repasemos y cuando las aprendemos nos pone otras. Eso nos pasa a los humanos constantemente.

Desgraciadamente, parece que no tenemos otra manera de aprender muchas cosas sino a través de esas desgracias que nos pasan a todos. No digo que sean exclusivamente mías, sino que a todos nos pasan desgracias de todo tipo, partidas, llegadas... y en el contrapunto, digamos que la felicidad extrema -fíjate como es la vida- el nacimiento de mi hija. Entonces, ves que el sufrimiento más grande que he podido tener es la pérdida de un ser querido y que la felicidad más grande es la llegada de otro. Así siempre estamos, entre uno y otro, eso es lo que quiero retratar en el libro, acerca de la dualidad de las cosas y de como todo se complementa.
PDGTV: Si, realmente es una experiencia muy fuerte el tener que enfrentar la pérdida de un ser querido para cualquiera, a cualquier edad, no sólo a los 20.

CG: Si, a cada quien le afecta de diferentes formas. Incluso laboralmente, así de la misma manera, como he tenido éxitos muy grandes como Nosotros los Nobles, El Señor de los Cielos o alguna de las series que han salido aquí, también he tenido fracasos estrepitosos, de llorar, de decir ¿cómo estoy haciendo esto tan mal? en lugar de aprender a hacer las cosas. De llorar porque no te quieren para algo. Quien piense que la profesión de actor es un camino de rosas y que se mete porque ve a la gente en la televisión felices, creo que va muy equivocado. O que se mete porque piensa que se va a hacer multimillonario con ello porque ve a los actores de Hollywood.

En realidad conozco todas la versiones de la actuación, muchos amigos y yo hemos tenido la desgracia de escoger una profesión por amor, pero que no nos daba de comer, porque no depende sólo de nosotros, sino de muchas personas para que tú puedas hacer un trabajo. Un actor que se dedica sólo a hacer teatro o lo que escribe él y eso no es así. Hay mucho sufrimiento en la profesión, así como muchos éxitos y muchas cosas cosas que no he visto que me las pudiera dar otra profesión.

PDGTV: Tú que conoces la muerte y el fracaso, es decir, cuando las cosas no salen como tu querías, ¿cómo describirías primero a la muerte y cuando los proyectos no salen como tú planeabas?

CG: El fracaso es como la muerte misma, sólo que a menor escala, porque la muerte es algo que no tiene remedio, pero lo describo como un aprendizaje.

Creo que debemos ver la vida como algo que aprender. Aunque te soy sincero, muchas veces no lo he aplicado como debiera y por eso me siento capacitado para poder expresar a muchas personas muchas de las cosas que vienen en el libro porque las he sufrido en carne propia. He vivido el triunfo, sé como se consigue el triunfo y como se consigue un fracaso rotundo en tu vida. Como está uno hundido y como se levanta. Entonces eso es lo que quiero llevar a otras personas, para que no les tenga que pasar las mismas cosas que a mi. Que los demás comiencen a ser ellos mismos para seguir superándose.

Yo describiría el fracaso laboral o el estar hundido como estar en un pozo negro donde no vemos la salida porque está oscuro, pero no nos damos cuenta que nosotros tenemos nuestra propia luz y que tal vez tenemos un trocito de cuerda que alguien nos da para que podamos salir de ese pozo, pero decimos, no, esto no es suficiente. Entonces, uno puede tirar ese trocito de cuerda porque cree que no es suficiente o se pueden ir anudando trocitos de cuerda para ir saliendo del pozo. Así diría yo que es el camino que debemos de recorrer.

PDGTV: ¿Nos podrías hablar más a profundidad de la frase inicial de tu libro "Si quieres algo, pon tu corazón en ello; si deseas perder algo, pon tu mente en ello"?

CG: Si, para ponerlo de otra manera: si quieres conseguir algo en tu vida, más vale que lo hagas con amor, que lo que vayas a emprender lo hagas con amor y si quieres perderlo todo, hazlo con otra cosa, menos amor.

Para poner un ejemplo, hay mucha gente que pone su mente para hacer las cosas porque eso es lo que cree que funciona porque eso es lo que todo mundo le ha dicho. Ese rollo de la competencia o de llegar e intentar manipular todo. Los humanos intentamos manipular todo o intentamos hacer valoraciones o intentamos ver en el futuro, pero es imposible que podamos ver todas las variantes que la vida puede llegar a tener, porque nuestra mente no está capacitada para dilucidar entre todas las variables.

Imagínate: tenemos una reunión a las 6 de la tarde y nosotros en nuestra mente llevamos todo el día pensando en esa reunión y en lo que tenemos que hacer, en lo que vamos a decir, como vamos a manipular ese momento para que salga como nosotros queremos. Luego llegamos a esa reunión a las 6 y la persona que íbamos a ver, ni siquiera llega o cae un rayo o ve tu a saber, porque es imprevisible. La vida es totalmente imprevisible, entonces no podemos tener todas las posibilidades en nuestra mente y eso es lo que queremos hacer constantemente. Por eso fallamos, porque no dejamos que las cosas sucedan, queremos influir sin saber influir y cuando no sabe uno influir, lo único que uno hace es destrozar las cosas.

Para ponerte otro ejemplo y acabar de aburrirte [risas]: si haces un pastel o una galleta en el horno, pero no sabes como usar el horno, ni cuanto tiene que estar en el fuego, es imposible que la galleta te salga bien. Entonces, lo que nos va ocurriendo a los seres humanos depende de la influencia que podamos tener en las cosas. O dejamos que la vida empiece a actuar por nosotros o empezamos a influir en la vida con nuestras decisiones. Cuanto más sabemos, más influimos y más poder tenemos de hacer lo que nosotros queremos, pero también hay más responsabilidad porque si lo hacemos mal, la vamos a cagar más que si dejáramos que la vida actúe por libre albedrío [risas].

Está un poco complicado, pero lo desarrollo más en el libro. Es una de las bases del mismo, que tiene ciertos ejemplos de ese tipo para intentar ayudar al lector para que comprenda como lo veo o como me ha pasado a mi y entender todo este tipo de cosas, porque yo también era una persona que no creía en mi mismo, en todo lo que nos pasaba ni en nada, hasta que empecé a creer en mi, empecé a hacer las cosas y sólo me han salido bien cuando las he hecho con amor.

Es lo que te digo, cuanto mayor influencia tienes, mayor es la responsabilidad por eso hay que estar preparado para guiar uno mismo su propia existencia. Por eso el reflexionar, el tomar conciencia, el hacernos cada vez mejores que de eso se trata, de evolucionar en otra cosa que no sea el ser humano, otra especie un poco más avanzada de lo que somos nosotros.

PDGTV: ¿A qué público estás enfocado? ¿adolescentes, adultos, adultos mayores?

CG: Obviamente a los niños no, porque contiene un lenguaje que en ocasiones puede ser demasiado duro. Siempre lo he dicho: es para adultos mentales. O sea, puedes tener 16 años pero ser mentalmente adulto porque hay muchísimos adolescentes que saben más que nosotros de la vida, por supuesto hay otros que están metidos en la botella o la fiesta pero hay mucha gente capacitada desde pequeños. Entonces, si eres adulto mentalmente y vas a comprender lo que yo quiero expresar, no importa la edad.


Si eres adulto y estás tan metido en tu mente que vas a entender menos que un niño, mejor no compres el libro y compra algo que te haga más feliz. Cada quien tiene diferentes caminos y no son los mismos para todos nosotros. Quizá las cosas que aprendemos en la vida sean las mismas, pero los caminos son diferentes, entonces lo que para ti o para mi puede ser un aliciente, para otra persona puede ser un destrozo para su vida. Porque no va a saber como llevarlo a cabo o lo que se le está intentando explicar.

Hay muchos autores que yo no entiendo o no saben transmitir el mensaje para mi y a otros les llega perfectamente. Nos pasa con las películas, yo cuando he visto una película con mi chica, uno entiende una cosa y otro otra y al final se complementa eso. Así hay gente que sale del cine y no le ha entendido, otra que hasta sabe en que minuto ocurrieron los eventos. Aquí es igual, si no eres una persona que esté abierta a conocer otro tipo de cosas, a que le expresen de cierta manera pues sigue con lo mismo que estabas haciendo.

PDGTV: ¿Algo adicional que quieras decir?

CG: Que tengamos mucho amor por nosotros mismos y por todo lo que nos rodea, es el mensaje que deberíamos mandar y que nos queramos, empezando por nosotros que no nos queremos mucho.

PDGTV: Muchas gracias Carlos.

Después de la entrevista, Carlos amablemente nos dedicó un libro, que estamos leyendo con mucho interés. Le deseamos el mayor de los éxitos en su nueva carrera como autor y aunque existen muchos libros de superación, es bueno leer diferentes estilos para encontrar al escritor que mejor nos hará llegar el mensaje, y que nos ayudará a liberar al fénix que llevamos dentro.

No olvides suscribirte a nuestro canal de YouTube, a nuestros blogs y síguenos en Twitter, FB, G+ e Instagram @patadegatotv.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario