Fotogalería: Día de limpieza en Isla Contoy.

Para concluir el excelente Festival de los Océanos 2015 que organizó Delphinus, en conjunto con Ocean Conservancy, en esta ocasión se programó una visita a Isla Contoy que está a 30 kilómetros al norte de Isla Mujeres y que es una reserva de la biósfera, por lo que no está habitada más que por los investigadores que trabajan en este lugar.
Contoy es la isla tropical que vive en nuestros sueños, hecha realidad.
Por lo tanto, no existe población permanente y la cantidad de visitantes es controlada, debido a que Contoy es un lugar muy importante para la investigación científica, ya que la misma ha sido conservada intacta y es utilizada por muchas aves, tortugas y otros animales como lugar natural de crianza.
¡Listos para conocer Contoy!
Por nuestra parte, nunca habíamos ido a esta isla y a pesar de que vivimos aquí y hemos conocido las otras islas cercanas como Isla Mujeres o Cozumel, no estábamos seguros como era Contoy y porque era tan importante para los biólogos que la estudian. Así que al amanecer, nos encontrábamos en el muelle de Punta Sam, lugar donde nos había citado Delphinus para tomar el barco que nos llevaría allá.
Los inigualables tonos del amanecer.
Las más madrugadoras siempre son las aves.

Con los primeros rayos de sol llegó el primer barco que nos llevaría a la isla.
Como buenos pata de gato, siempre nos emociona conocer nuevos lugares y habíamos oído que Contoy es excepcionalmente hermosa, además de que el objetivo principal era levantar basura y ayudar un poco a que la fauna del lugar no sufra por los residuos que producimos los humanos. Delphinus programó dos barcos para llevarnos a los que íbamos a participar en el evento.
Delphinus consiguió dos barcos para llevarnos a todos.

A bordo del barco, en camino a Contoy.
Los voluntarios que ayudaron a recoger basura, a bordo del barco.
El mar: tan inmenso, tan hermoso, tan propicio para reflexionar...
Los barcos atracan en el lado occidental de la isla que es donde está el centro de investigación, el muelle y el área de recepción de visitantes. Nosotros llegamos aproximadamente dos horas después de salir de Punta Sam, pero cuando llegó el barco a la isla, ¡no dábamos crédito a lo que veían nuestros ojos! La playa y el muelle son salidos de un sueño, el mar absolutamente tranquilo, la arena del blanco y finura más puros, las palmeras y el hermoso mar Caribe mostrando todos los tonos de turquesa que hemos conocido.



Todavía aturdidos por la belleza y sin estar seguros si estábamos soñando, desembarcamos y nos reunimos en la palapa que está sobre el muelle, donde nos dieron las últimas instrucciones para iniciar la limpieza y abordar una lancha que nos llevaría a la playa sur de la isla para regresar caminando al centro de visitantes, recogiendo la basura que encontráramos por el camino.
Vista parcial del muelle de Isla Contoy.

Los voluntarios recibiendo las últimas instrucciones.
Es importante indicar a los voluntarios como recoger la basura ya que no es tan simple como meterla en bolsas de plástico; es necesario llevar un registro de que se está recogiendo, el material de lo que está hecho, guardarlo en una bolsa con objetos de material similar y finalmente pesar lo que se recolectó. Todo esto con el fin de rastrear los residuos y poder identificar las fuentes de los mismos.
Tomamos otra embarcación para llegar a la playa sur.
Extasiados todavía por la belleza que nos rodeaba, nos dirigimos a la playa sur para iniciar la recolección de residuos. La playa sur también es muy tranquila ya que está protegida al norte por la isla y del lado oriental por el arrecife Ixlaché que marca el inicio del Gran Arrecife Mesoamericano que es la barrera de coral que corre a lo largo del estado hasta Belice y que es la segunda más grande del mundo.
Desembarcando en la playa sur.
Debido a la tranquilidad del oleaje, encontramos realmente poca basura dispersa aquí, lo que si encontramos fue una playa llena de caracoles, corales, plantas marinas, fina arena y más colores hermosos del mar.
La playa sur está cubierta de caracoles, corales y plantas marinas.
En esta playa no había mucha basura.

El arrecife Ixachel marca el inicio del Gran Arrecife Mesoamericano.

Estos preciosos corales están dispersos por esta playa.
Por supuesto, está absolutamente prohibido llevarse algo. Sólo admirar y dejar en su lugar.
En cierta manera optimistas por no haber encontrado tanta basura, nos dirigimos al lado oriental de la isla para continuar nuestro retorno al centro de visitantes. Este rocoso lado da a mar abierto por lo que está expuesto al fuerte oleaje y a los vientos que vienen de altamar, y lo que encontramos acabaría con nuestro éxtasis, alegría y optimismo.
El rocoso lado oriental está expuesto al fuerte oleaje y a los vientos de altamar.
Debido a estas fuerzas naturales y a las corrientes marinas, son arrastrados miles de desechos que son arrojados al mar en otros lugares, algunos lejanos como Europa o Centroamérica, otros cercanos como Cancún e Isla Mujeres y van a parar a las playas de Contoy, lo que provoca la contaminación de un lugar tan puro como esta hermosa isla.
Los voluntarios se dan a la tarea de recoger los desechos depositados en estas playas.
Por supuesto, los voluntarios se pusieron a recoger lo que pudieron de la basura encontrada, entre la que resaltan los plásticos de todo tipo: envases, botellas, objetos caseros, inclusive ¡bolsas para diálisis! Sin embargo, la cantidad de basura que llega a este lugar hace insuficiente el esfuerzo de estas personas que no se dan abasto para intentar contrarrestar las acciones de los inconscientes que arrojan sus desechos al mar.
Los desperdicios más abundantes son los plásticos de todo tipo.
Es importante que recordemos que estos abundantes residuos, los plásticos, cuyos componentes se sabe que pueden provocan cáncer al ingresar al cuerpo, no se degradan, sólo se pulverizan bajo el sol y el agua, pero aunque ya no los veamos, sus moléculas siguen contaminando la cadena alimenticia y tarde o temprano llegan a nosotros.
Avergüenza ver como los humanos hemos arruinado este hermoso mundo.

Los desechos puedes ser tan grandes como este.
Desmoralizados, impotentes, tristes e inclusive algunos con lágrimas en los ojos por ser superados en tanta medida por aquellos que arrojan sus desechos sin ningún remordimiento, regresamos al centro de visitantes, preguntándonos en silencio si habrá manera de que nos salvemos del pavoroso destino que nosotros mismos estamos construyendo por ofender a la naturaleza de esta forma.
Aunque las bolsas salieron llenas, faltó mucho más por recoger.
De regreso a Cancún, se exhibieron los desechos recogidos en el malecón Tajamar, frente a Plaza las Américas para que las personas que pasaran pudieran apreciar lo que provoca arrojar la basura en cualquier lugar.
Los desechos expuestos en el malecón Tajamar en Cancún.
Había tanto calzado recuperado que el artista Alan Vázquez hizo este "pez león"
Delphinus en voz de Miguel Canseco, entregó reconocimientos por la labor de conservación.
Entonces depende de todos cambiar el camino que estamos tomando. Recordemos que el planeta ya ha enfrentado cinco grandes extinciones y se ha recuperado, pero ningún ser vivo de más de 5 kilos ha sobrevivido a ninguna de ellas y de acuerdo a científicos de México y Estados Unidos, la sexta ya ha iniciado debido a nosotros (fuente: Diario El País La sexta gran extinción está en marcha).

También te compartimos el video del Festival de los Océanos:
No olvides suscribirte a nuestro canal de YouTube, a nuestros blogs y síguenos en Twitter, FB, G+ e Instagram @patadegatotv.

1 comentario:

  1. Que interesante foto reportaje, se me puso la piel chinita de saber lo que le estamos arrojando al mar y del daño tan grave que estamos causando. Muchas gracias por compartirnos a través de su blog el mensaje que el Tercer Festival de los océanos nos transmitió, gracias Pata de Gato TV por apoyar el esfuerzo de Delphinus.

    ResponderEliminar