Secciones:

miércoles, 18 de febrero de 2015

Grabando en Akumal.

Nuestra visita a las bahías de Akumal.

En realidad nos deberíamos referir como las Bahías de Akumal; bahías en plural ya que son dos: la Bahía de Akumal y la de la Media Luna. Y como hay tanto por ver y conocer, tuvimos que hacer dos viajes para completar la Guía Cancún - Akumal.

Akumal es un paraíso para los sentidos.
En nuestra primera visita llegamos al área de la Bahía de Akumal, pero como en este lugar sólo existen lugares de paga para estacionarse y era nuestro primer viaje de exploración, continuamos el camino hacia la Bahía de la Media, pero a este lugar vienen más los residentes y gente que ya conoce, debido a que hay que recorrer un poco más de camino para llegar aquí, pero es un lugar más tranquilo y menos concurrido. Aunque de este lado no hay acceso a la playa, más que a través de varios pequeños restaurantes que te permiten utilizar sus instalaciones y cruzar a la playa a cambio del consumo que hagas en el lugar.

Yal Kú es una guardería natural para los peces tropicales.
Sin embargo en esa primera vez, seguimos el camino para ver "hasta donde terminaba" y vimos varios letreros que invitan a conocer el Parque Yal-Ku, así que decidimos ir a investigar. En el lugar fuimos muy bien recibidos por Adriana Vences Landeros que es administradora del Parque Ecológico Yal Kú y a pesar de que le "caímos" de sorpresa y no habíamos solicitado con anticipación la ayuda del parque para incluirla en la guía, ella se encargó de darnos todas las facilidades para la grabación, mostrarnos las instalaciones e inclusive prestarnos una de las palapas privadas para poder acomodar nuestro equipo mientras hacíamos las grabaciones submarinas.

Sólo las haloclinas turban la transparencia en Yal Kú.
Adriana nos explicó que Yal Kú es una "guardería" natural, debido a que es una entrada de mar rocosa y siendo salida de un río subterráneo, se dan las condiciones ideales para que muchas especies de peces tropicales pasen su infancia y juventud libres de depredadores.

Y efectivamente, por estas razones, Yal Kú es un lugar maravilloso para esnorquelear en un entorno rocoso, rodeado de cientos de hermosos peces de colores que disfrutan la seguridad de este lugar y cuya transparencia, sólo es turbada por las haloclinas y las termoclinas que se generan al mezclarse el agua salada y tibia del mar con el agua dulce y templada del río subterráneo que desemboca aquí.

Yal Kú tiene hermosas esculturas por todas sus instalaciones.
Otra cosa que notamos en el parque son las muchas hermosas esculturas realizadas en bronce que adornan este lugar y que además del encuentro con la naturaleza, te permiten tener un espacio artístico. Es como nadar en los jardines de un museo, cosa que nosotros no habíamos visto en ninguna parte del mundo.

Debido a que no podíamos desaprovechar la belleza y las amables atenciones del Parque Yal Kú, esa grabación nos tomó todo el día, por lo que ya para el final de la tarde tuvimos el placer de comer en el restaurante que está dentro del parque, donde disfrutamos unos "burritos" pero tamaño "burrote" que saciaron la mucha hambre que ya teníamos. Desafortunadamente ese día ya no disponíamos de luz suficiente para continuar grabando el resto de las Bahías de Akumal, así que decidimos programar un segundo viaje a Akumal para que la guía estuviera completa.

La hermosa y tranquila Bahía de la Media Luna en Akumal.
En esta segunda ocasión, nos instalamos en la Bahía de la Media Luna que es una tranquila playa, ideal para la contemplación, la meditación y en nuestro caso, la fotografía.

Como yo tenía la curiosidad de conocer la Bahía principal y debido a que Adriana y mis papás que nos acompañaron en esa ocasión ya estaban cómodamente instalados en una palapa en la Media Luna, decidí irme caminando hasta la otra bahía, pero como mis "patas de gato" me lo estaban pidiendo, me fui junto al mar en lugar de utilizar la seguridad de la calle que conecta las dos bahías.

Una de las fuentes naturales entre las dos bahías de Akumal.
Afortunadamente traía los zapatos adecuados, ya que para caminar entre las dos bahías junto al mar, hay que caminar algunos cientos de metros sobre roca volcánica y que exigen que sea uno cuidadoso y de pisada firme (especialmente cargando equipo fotográfico) para evitar caer y cortarse en los muchos filos que sobresalen de este tipo tan poroso de roca.

Sin embargo, para un pata de gato, estos pequeños inconvenientes no son molestos y pude ver y grabar hermosas vistas que producen el choque de las olas con los muchos huecos que tienen las piedras y que en algunos puntos producen fuentes naturales que hacen saltan el agua del mar varios metros en el aire.
La Bahía de Akumal es realmente hermosa.

Aunque la recompensa fue mayor al llegar a la Bahía de Akumal y a pesar de que está mucho más concurrida, es comprensible debido a la blancura y fineza de su arena, la tranquilidad del oleaje y el hermoso paisaje que producen la combinación de estos elementos.

Mientras grababa el video y las fotografías, me pude percatar de la gran cantidad de visitantes y prestadores de servicios que hay de este lado entre los que puedes encontrar: restaurantes, hoteles, tours de pesca, buceo, esnórkel o simplemente puedes nadar por tu cuenta, tirarte en la playa y disfrutar de tu día en este maravilloso lugar.

Puedes ver nuestra video guía de Akumal para obtener más información que esperamos que disfrutes y te sea útil. No olvides suscribirte a nuestro canal de YouTube, a nuestros blogs y síguenos en Twitter, FB, G+ e Instagram @patadegatotv.

No olvides suscribirte a nuestro canal de YouTube, a nuestros blogs y síguenos en Twitter, FB, G+ e Instagram @patadegatotv.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario