Como planear mejor tus viajes.

El viajar puede ser una experiencia maravillosa que te generará recuerdos imborrables para toda tu vida, sin embargo hay personas para las que el viajar puede ser muy estresante y en lugar de disfrutar del viaje, se la pasan todo el tiempo pensando "¿Y qué tal si...?", lo que lleva a algunos a evitarlo y, aunque evitan el estrés, también se pierden de muchas vivencias que solo los viajes dan.

Templo Senso-Ji en Tokio.
Muchas veces se le ha comparado a la vida con un viaje y es que, efectivamente comparten muchas similitudes, entre ellas lo impredecible, aún así hemos visto que si previenes algunas cosas que están a tu alcance, podrás enfrentar más fácilmente algunos de los imprevistos que se presentan durante los viajes y así podrás pasar más tiempo disfrutando, en lugar de estar preocupándote.

A continuación te compartimos algunas costumbres que nosotros tenemos antes de hacer un viaje. OJO: nosotros somos medio obsesivos con la planeación y no quiere decir que tengas que hacer todo, toma lo que más te guste y se ajuste a tu estilo de viaje.

Antes de salir.
Aeropuerto de Osaka, Japón.
1- Haz un itinerario.
Nosotros te recomendamos que planees que lugares quieres conocer dentro de tu viaje, siendo realista y procurando no abarcar demasiado si tienes pocos días, porque a veces por la emoción de viajar y decir "pues es que vamos a estar cerca de..." (nos ha pasado a nosotros), quiere uno conocer mucho y por andar corriendo, sólo termina uno cansado, fastidiado y sin conocer en realidad el lugar al que fuiste.
Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México.
2- Reserva con anticipación.
Vivimos en la maravillosa era de las comunicaciones digitales, por lo que estás a un click de distancia de conocer los atractivos de cualquier ciudad o país que te interese, además de poder reservar desde tu página favorita, el hotel que se ajuste mejor a tus intereses o presupuesto, con la ventaja adicional de que si llevas desde casa el hotel, el medio de transporte y posiblemente la renta de un automóvil en el lugar al que vas, te ahorrarás mucho tiempo y dinero ya que no tendrás que llegar a buscar donde quedarte y como moverte, además de que generalmente por internet se encuentran mejores precios, más opciones y reseñas de personas que ya han visitado el lugar al que vas.
Nuestro recorrido a pie durante uno de los días que estuvimos en Ottawa, Canadá.
3- Usa Google Maps.
Algunas ciudades y diseño de calles pueden ser engañosos, en especial si no llevas un mapa a la mano. Si eres súper previsor, date una vuelta por el mapa de la ciudad marcando los puntos más importantes de lo que deseas conocer, revisa como llegar y da un paseo virtual con Street View. Otra muy buena opción que ofrece Google Maps para celulares es que puedes descargar la ciudad que te interesa para poder consultarla, aunque no tengas señal de celular o Wifi.

Haz click aquí para conocer las opciones de seguros para "patas de gato".
4- Contrata un seguro de viajero.
Éste punto no es muy común entre los viajeros latinoamericanos (al menos, no entre los que conocemos), sin embargo, en nuestro anterior viaje a Canadá y por ser un destino con servicios médicos muy caros, contratamos un seguro de viajero con IATI Seguros quienes son expertos en amparar a los "pata de gato" como nosotros y nos cubrieron con una póliza que prevía muchas de las eventualidades que se te pueden presentar como viajero.

De los seguros se dice que "es lo único que compras, esperando no usarlo" y aunque afortunadamente no tuvimos necesidad de acudir a ellos durante el viaje, si nos quitó una gran preocupación que siempre está latente en la mente del viajero: "y si me enfermo o me lastimo aquí ¿qué hago?" por lo que es un alivio saber que hay alguien respaldándote estando en otro país y tan lejos de casa. Nuevamente: disfrutas más y te preocupas menos.

Tal vez te interese: 8 ventajas de viajar.

Ya estando de viaje.


Las grandes ciudades es mejor recorrerlas a pie o en transporte público.
5- Usa el transporte público.
Si tu plan es visitar una ciudad, te sugerimos que mejor no rentes coche. Hay ciudades en las que es mejor no tener auto, ya que tienen calles estrechas, señalizadas solo en el idioma local o los cajones de estacionamiento son pocos y caros, por lo que tardarás más en estacionarte que en lo que disfrutas del lugar. Tal es el caso de París, Tokio o Venecia.
Los trenes canadienses son cómodos y seguros, además cuentas con contactos eléctricos y WiFi a bordo.
6- Compara medios de transporte ente ciudades.
Durante la planeación de nuestro pasado viaje a Canadá, queríamos visitar las 4 grandes ciudades del este: Toronto, Montreal, Ottawa y Quebec. Por costumbre, empezamos a ver precios de rentas de autos para 14 días que duraba el viaje, sin embargo y para fines comparativos, visité la página de los trenes canadienses (VIA) y me encontré con un pase para 7 viajes sencillos en la región con validez de 30 días y por la cantidad de $300 dólares canadienses que disminuyó en mucho el costo de transporte, además de evitarme el cansancio de manejar y el estrés de cuidar que no le pase nada al coche rentado. Éste consejo no es válido para todos los lugares y siempre es recomendable comparar que te conviene más y la calidad del servicio público en cuestión.
Siguiendo consejo de los locales se encuentran lugares hermosos y poco frecuentados por el turismo.
7- Escucha a los locales.
Nadie conoce mejor una ciudad que las personas que viven ahí, si no tienes problemas con el idioma y mejor aún, si te gusta hacer nuevos amigos pregunta que cosas no te debes de perder, donde comprar, como moverte, etc. Éstos consejos nos han ayudado a descubrir bellos rincones que no son muy conocidos por el turismo en general.
En los supermercados encontrarás de todo y a mejores precios que en las zonas turísticas.
8- ¡Los mercados y supermercados son el paraíso de los viajeros!
No importa a que país viajemos, lo primero que buscamos después del hotel, son los supermercados cercanos al mismo, porque ahí nos abasteceremos de bebidas, alimentos y botanas para las largas caminatas que nos esperan, a precios mucho más reducidos que si compráramos en las zonas turísticas. De esta manera, hemos tenido maravillosas cenas románticas con sandwiches y jugos de cartón, viendo el atardecer frente al Canale Grande en Venecia o una deliciosa comida de Onigiris junto al castillo Nijo en Kioto.
Adriana frente al Canale Grande en Venecia.
Pero no olvides empacar lo más importante.
Independientemente del presupuesto con el que cuentes para viajar, de todo lo que que empaques, las dos cosas más importantes que no debes olvidar son: una mentalidad abierta para aprender y muchas ganas de divertirte ¡Buen viaje!


Regresar a Preparativos de Viaje.