Pan dulce pollo o calabaza.

Los pollos o calabazas son unos suaves panes dulces que se acostumbran en México rellenos de crema pastelera de vainilla. A pesar de que requieren paciencia para el amasado y el reposo, bien valen la pena, además del exquisito sabor casero, la gran calidad y la higiene que permite la preparación en casa.

Ingredientes.
  1. 500 grs de harina de trigo previamente cernida.
  2. 2 huevos.
  3. 200 mL de leche.
  4. 100 grs o 1/2 taza de azúcar.
  5. 12 grs o 1 cucharada de levadura seca.
  6. 95 grs de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  7. 1/2 cucharadita de sal.

Preparación.
  • Toma 90 mL de la leche, entíbiala ligeramente e integra 1 cucharada del azúcar y la levadura. Déjala reposar cubierta en un lugar tibio durante 10 minutos.
  • Integra los huevos con el resto de la leche.
  • Haz un volcán con la harina, espolvorea la sal alrededor de la harina e integra la levadura.
  • Agrega poco a poco la preparación de huevo.
  • Ahora, agrega el azúcar y amasa hasta integrarla completamente.
  • Finalmente incorpora la mantequilla.
  • Durante éste proceso notarás que la masa es muy suave y se irá tornando elástica durante el amasado sin agregar harina extra.
  • Continúa amasando hasta tener una masa suave, elástica y fácil de manejar, éste proceso te puede llevar de 20 a 25 minutos.
  • Unta un recipiente con un poco de aceite, coloca la masa y úntala también a ella.
  • Déjala reposar cubierta con película plástica en un lugar tibio hasta que duplique su tamaño, en nuestro caso fue de hora y media.
  • Una vez que ya tenemos la masa fermentada, enharina ligeramente la mesa y dale una amasada final.
  • Divídela en porciones de aproximadamente 75 gramos y permite que reposen durante 10 minutos.
  • Con un poco de harina vamos a formar los panes, rodando la masa con la mano de manera circular para obtener un bollo liso, terso y con los pliegues en la base.
  • Colócalas en charolas cubiertas con papel para hornear, úntales un poco de mantequilla, aplana suavemente la base y déjalas reposar cubiertas con un trapo limpio hasta que dupliquen su tamaño. En nuestro caso fue de 1 hora.
  • Con el horno precalentado a 200 °C o 392 °F, hornéalos hasta que se vean ligeramente dorados, en nuestro caso se llevaron 16 minutos. 
  • Déjalos enfriar completamente sobre rejillas de metal.
  • Haz una abertura en forma de V sin atravesar el pan.
  • Los vamos a rellenar con crema pastelera. Puedes visitar la receta haciendo click en el enlace que está apareciendo en tu pantalla.
  • Finalmente espolvorea azúcar glass para decorar.
  • Como verás es un pan suave, cremoso y delicioso que puede ser el compañero perfecto de café, leche o chocolate ¡Anímate a prepararlos!